Teléfono: (55) 52 08 32 00    Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Día 02 (22-03-2016)

LECTIO DIVINA

Día 02 (22-03-2016)

Martes santo

Juan 13, 21-33.36-38

 

  1. Evangelio según san Juan 13, 21-33.36-38

 

            Cuando dijo estas palabras, Jesús se turbó en su interior y declaró: «En verdad, en verdad os digo que uno de vosotros me entregará». Los discípulos se miraban unos a otros, sin saber de quién hablaba. Uno de sus discípulos, el que Jesús amaba, estaba a la mesa al lado de Jesús. Simón Pedro le hace una seña y le dice: «Pregúntale de quién está hablando». El, recostándose sobre el pecho de Jesús, le dice: «Señor, ¿quién es?» Le responde Jesús: «Es aquel a quien dé el bocado que voy a mojar». Y, mojando el bocado, le toma y se lo da a Judas, hijo de Simón Iscariote.

Y entonces, tras el bocado, entró en él Satanás. Jesús le dice: «Lo que vas a hacer, hazlo pronto». Pero ninguno de los comensales entendió por qué se lo decía. Como Judas tenía la bolsa, algunos pensaban que Jesús quería decirle: «Compra lo que nos hace falta para la fiesta», o que diera algo a los pobres. En cuanto tomó Judas el bocado, salió. Era de noche. Cuando salió, dice Jesús: «Ahora ha sido glorificado el Hijo del hombre y Dios ha sido glorificado en él. Si Dios ha sido glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo y le glorificará pronto». «Hijos míos, ya poco tiempo voy a estar con vosotros. Vosotros me buscaréis, y, lo mismo que les dije a los judíos, que adonde yo voy, vosotros no podéis venir, os digo también ahora a vosotros. Simón Pedro le dice: «Señor, ¿a dónde vas?» Jesús le respondió: «Adonde yo voy no puedes seguirme ahora; me seguirás más tarde». Pedro le dice: « ¿Por qué no puedo seguirte ahora? Yo daré mi vida por ti». Le responde Jesús: « ¿Que darás tu vida por mí? En verdad, en verdad te digo: no cantará el gallo antes que tú me hayas negado tres veces».

 

  1. Meditación

 

            Es terrible lo que le está pasando al Señor, dentro de su círculo íntimo de amigos uno de ellos, de sus apóstoles, de los que escogió para continuar su tarea, con el que caminó sus caminos, con el que compartió su pan. Judas, el mismo lo va a entregar a sus enemigos.

 

            Pero, ¿Acaso no hemos actuado como Judas? Entre nosotros también se dan traiciones, en el trabajo, en la escuela, la universidad, en la Iglesia. No somos fieles a la amistad y confianza que han depositado otros hermanos.  De manera que todos llevamos un Judas dentro y lo manifestamos en las palabras bonitas, pero cuya vida va por otro lado. El que se justifica por pertenecer a un grupo de la Iglesia o movimiento pero en el fondo no vive el amor. El de los argumentos complejos que no hacen sino esconder su egoísmo. Judas representa esa parte de nosotros que aún necesita convertirse. Pero Dios nos tiene paciencia y nos da oportunidad de ir enterrando lo que haya en cada uno de este Judas.

 

  1. Oración

 

            Señor Jesús, estamos compartiendo contigo la cena. Creíamos que te conocíamos bastante. Hemos compartido un pedazo de nuestra vida y visto tus milagros. Sin embargo, como Judas a veces te fallamos porque no hacemos lo que nos enseñaste. Danos la fortaleza de aceptar lo difícil, comprender lo que nos parece oscuro. Tener la claridad de que tú eres el Mesías Salvador.

 

            “Dios todopoderoso y eterno, concédenos participar tan vivamente en las celebraciones de la pasión del Señor, que alcancemos tu perdón…”.

 

  1. Acción

 

En este día examinamos nuestra conciencia y nos preguntamos con qué frecuencia hemos traicionado al Señor y la vocación que de él hemos recibido.

 

Sobre nosotros

Descripción de APMT

Galería de imagenes

Nuestro Boletín