Teléfono: (55) 52 08 32 00    Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lectio Divina Día 3 ( 12-02-2016 )

Mateo 9, 14-15

 

LECTIO DIVINA

VIERNES DESPUÉS DE CENIZA

Mt 9, 14-15

 

Oración Inicial:

                Te pedimos, Señor, que tu bondad nos ayude a continuar las obras de piedad: la caridad, la oración y el ayuno, para que la austeridad externa que prácticos vaya siempre acompañada por la sinceridad del corazón. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

 

Lectio:

14Se le acercaron entonces los discípulos de Juan y le preguntaron: ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos, y tus discípulos no ayunan? 15Jesús les contestó: ¿Es que pueden estar tristes los invitados a la boda mientras el novio está con ellos? Llegará un día en que les quitarán al novio; entonces ayunarán. Palabra del Señor

 

Meditatio:

En esta lectio divina retomamos el camino de la Cuaresma con el tema del significado del ayuno relacionado con la ausencia física de Cristo

Es interesante el que en S. Mateo sean solamente los discípulos de Juan Bautista los que pregunten a Jesús por qué ellos y los fariseos ayunen y sus discípulos no. Aquí se trata de ayuno privado no el solemne que se realizaba el Día del Yom Kipur o de Expiación nacional (Lev 16,31-34) o cuando había alguna emergencia. Este ayuno privado se realizaba dos días a la semana (lunes y jueves). ¿Por qué Jesús no instruyó a sus discípulos a observar un ayuno religioso en días específicos? El ayuno es una obra de piedad por medio de la cual nos abstenemos de muchas cosas materiales, no solo de la comida, sino también como dirán los profetas de abstenerse de oprimir a los demás. Al estar los discípulos compartiendo todas las privaciones de Jesús, pues muchas veces no tenían tiempo ni de comer, sería un contrasentido el “separarse” de Jesús para ponerse a ayunar. Con esto, el no ayunar cuando están con él, igual que con la oración (separarse de Jsús para hacer oración), sería como negar que Jesús, quien es hombre, también es Dios. De ahí la respuesta de Jesús: “¿Ustedes quieren que los compañeros del novio (literalmente “los hijos de la recámara nupcial”) estén de duelo mientras el novio está con ellos?” Con esto Jesús se está presentando como el esposo y por consiguiente, los ritos de duelo como el ayuno, no es los más apropiado en una celebración nupcial. Ahora, el esposo está presente en una nueva forma en medio de su Iglesia, pues ya ha venido y si la comunidad cristiana ayuna es para que el Reino de Cristo llegue a su consumación.

Esta será una de las formas de estar preparados cuando venga, sea en el momento de nuestra muerte o sea al final de la historia en su Segunda Venida Gloriosa o Parusía.

 

Contemplatio-Actio:

¿Cómo me estoy preparando para cuando venga el Señor?

¿Cuál es la clase de ayuno que estoy practicando?

¿El dejar de comer algunas cosas para cuidar la figura física o el autocontrolarme para estar disponible para hacer el bien a los demás?

 

Pidamos al Señor que aprendamos como él, con ayuda de su gracia, a fortalecernos no solo para vencer al enemigo, sino sobre todo para luchar por el establecimiento de su Reino.

 

 

Pbro. Dr. José Jesús Arriaga Martínez

Sobre nosotros

Descripción de APMT

Galería de imagenes

Nuestro Boletín